FLANC

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estimados colegas,

 

 

Estoy aquí, en la condición de Presidente FLANC, a decir unas pocas palabras que es de esperar representan el punto de vista de los países latinoamericanos en relación con la neurocirugía en la actualidad.

Además de presidente de FLANC soy brasileño y puede parecer exagerado, pero para estar en Colombia fui invadido por una alegría.

Sentí que mi corazón sonrió.

 

Yo y todos los brasileños tienen una deuda de gratitud que, no importa lo mucho que lo intentemos, nunca lograremos pagar al pueblo colombiano.

 

Todos aquí saben, por supuesto, del terrible accidente aéreo que ocurrió a finales del año pasado con un equipo de fútbol brasileño, Chapecoense, que mató a decenas de jugadores, directivos y periodistas deportivos. Tragedia que conmovió a todos y no sólo a los aficionados al fútbol. El mundo entero enlutó.

 

Lo que muchos no saben es la manera excepcionalmente cariñosa y atenta con la que los colombianos recibieron a los sobrevivientes brasileños, sus familias y a los medios de comunicación. El homenaje promovido por el Atlético de Medellín, equipo con el qual jugaría Chapecoense, fue una muestra de compasión, empatía y amor fraternal.

 

No conozco hoy un brasileño que no tenga una simpatía profunda y sincera hacia Colombia. Y aquí estoy yo en Cali, como representante del los brasileños, deciendo una palabra que sin duda han escuchado mucho, pero seguro de que nunca será lo suficientemente pronunciada: gracias, mis hermanos.

 

 

También hay que decir que el comportamiento de todos los implicados en este lamentable accidente tiene mucho para enseñarnos, como hombres, como mujeres y como profesionales. Nunca podemos olvidar que nuestro compromiso es con las personas que vienen a nosotros y con sus familias. La manera en que tratamos hace una gran diferencia en el resultado del tratamiento. No sólo por la humanidad, pero sobre todo por el efecto positivo que un comportamiento empático proporciona al paciente. Así que les pido: que seamos más colombianos.

 

Por supuesto, la relación con el paciente es muy importante, pero es sólo la fachada, por así decirlo, de nuestra profesión. Es como la sociedad civil nos ve y se relaciona con nosotros. Pero usted y yo sabemos que, detrás de las escenas es que nuestra batalla profesionales alcanza niveles extraordinarios de responsabilidad. Ningún estudio o dedicación es suficiente y nunca lo serán. Sin embargo, la búsqueda del conocimiento debe ser fuerte e ininterrumpido. La búsqueda del conocimiento es lo que trajo a la humanidad aquí. El deseo de entender el mundo y todo lo que nos impulsa, nos anima, nos hace mejores.

 

El FLANC en este contexto, tiene la misión pero, más que eso, tiene la obligación de ser un importante proveedor de contenido de neurocirugía para los países latinoamericanos. Y por qué no, para todo el planeta. Una organización que llega a tantos y tan importantes países no puede permitirse el lujo de ser el único representante de una clase. No es que sea poco, por supuesto, pero creo que debemos ver más lejos. Debemos utilizar toda nuestra capacidad, la estructura y la voluntad de interferir directamente en el proceso de formación, capacitación y mejora de los neurocirujanos.

 

Por esta razón, la comunicación, la educación, el intercambio de información e ideas serán los principales temas durante mi mandato como presidente de FLANC. No como una plataforma política, hay que decir, sino como una convicción de la vida. No porque sea lo “correcto” de hacer, sino porque creo que, desde el fondo de mi alma, que nuestro propósito como médicos, tan profesionales como hombres es el de mejorar la calidad de vida, ya sea de los pacientes y de nuestros propios colegas.

 

I can not finish my discourse without mentioning our great colleague proffessor. Madjid Samii, a true example for our class. An inspiration for the new generations of neurosurgeons.

It is because of men like him that neurosurgery has advanced and enlarged. His dedication and competence makes us, his colleagues, feel proud to carry on the same profession as him.

It is because of men like Prof Samii and people like the Colombians that we can say with conviction, “Yes, we can still have hope for the human being.”

 

 

 

gracias,

 


 

 

 

 

 
 

1

The Neurosurgical Atlas

2

Revista Neurocirugia

3

North American Spine Society: NASS

4

Journal of Neurosurgery

5

American Association of Neurological Surgeons

6

EANS: The European Association of Neurosurgical Societies

7

Congress of Neurological Surgeons

8

World Federation of Neurosurgical Societies: WFNS

9

North American Spine Society

10

Surgical Neurology International
 


 

Nuestros patrocinadores

 

Sociedades Federadas de la FLANC

 

 

   
 


Nuevas Sociedades Federadas de la FLANC

   
 

   


 

 
MIEMBRO DE LA WORLD FEDERATION OF NEUROSURGICAL SOCIETIES FEDERACION LATINOAMERICANA DE SOCIEDADES DE NEUROCIRUGIA Ciudadela 1252, APT 502, Montevideo, Uruguay, CP 11000